• Cierre de espacios interdentales (dientes separados).
  • Corrección de tamaño en dientes demasiado pequeños.
  • Corrección de posición en uno o varios dientes atrasados o rotados.
  • Dientes anteriores con múltiples empastes antiestéticos (renovar los empastes en estos casos, no tiene mucho sentido porque siempre se notarán, y más aún con el paso del tiempo).
  • Dientes con tinciones severas por tetraciclinas que no es posible blanquear.
  • Rejuvenecimiento dental